Fuerte caída de la actividad económica

El Indec informó que el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) de abril cayó un 26,4 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior. Según el índice desestacionalizado del organismo, la actividad económica tuvo una caída del 17,5 por ciento respecto de marzo, que ya había descendido el 11,5 por ciento. La de marzo fue el descenso más alto desde mayo de 2009.

Conforme el EMAE, la actividad económica tuvo una contracción del 11 por ciento durante el primer cuatrimestre del año en la comparación con el mismo período de 2019. El nivel de actividad económica no registraba una caída tan brusca desde marzo de 2002 cuando el desplome fue del 17 por ciento. Desde que se mide este indicador que comienza en 1993, la de abril es la caída más alta de la historia.

Abril fue el mes donde se cumplió íntegramente el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y donde la mayoría de las industrias (como la automotriz o la construcción), y comercios permanecieron cerrados y pocas actividades pudieron trabajar, como el caso de la alimentación, por ser considerada “esencial”. Por ello, la caída de marzo fue menor porque el ASPO abarcó sólo un tercio de ese mes.

Todas las actividades mostraron datos negativos. “Los sectores que mostraron mayores caídas fueron Construcción (-86,4% i.a.) y Hoteles y restaurantes (-85,6% i.a.). Por su parte, los que más incidieron en la retracción del nivel general de la actividad fueron Industria Manufacturera (-34,4% i.a.) y Comercio (-27% i.a)”, indicó el informe elaborado por el Indec. También tuvieron caídas el transporte y comunicaciones (-26,1% i. a.), inmobiliarias (19,7% i.a.), Explotación de minas y canteras (-20,4 i.a.), entro otras.

Los rubros que tuvieron mejor actividad, aunque no esquivaron las caídas, fueron electricidad, gas y agua (-8,3% i.a), agricultura, ganadería, caza y silvicultura (-10,3% i.a.) e intermediación financiera (-3,2% i.a.).

Todos los pronósticos indican una fuerte caída de la economía para 2020. Según cálculos del FMI, la economía caería un 9,9 por ciento. Otras estimaciones privadas, la ubican en los dos dígitos, como el de la Fundación Fiel que posiciona la retracción en el 12 por ciento. Desde esa entidad, Juan Luis Bour indicó que “con supuestos neutrales a optimistas el producto por habitante caería entre 13 y 14 por ciento. Hay que remontarse a las contracciones ocurridas en 1900 (14,3%) y a comienzos de la Primera Guerra Mundial en 1914 (13,8%) para hallar registros similares. La caída del producto per cápita durante la crisis de 2002 fue de 11,8 por ciento”.

Desde el Gobierno estiman que los datos de mayo y junio serán menos graves y esperan una leve mejoría por efecto de la mayor flexibilización de las actividades. Según el Ministerio de Desarrollo Productivo, a principios de junio, la actividad rondaba el 75 por ciento en 21 provincias y las industrias y comercio habían empezado a operar con normalidad en la mayoría de ellas. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *