El protocolo para el fútbol profesional es impracticable

Mientras los infectados y muertos por el Covid 19 se suceden en la Argentina, el establishment del fútbol insiste en poner en práctica un “protocolo” para retomar los entrenamientos del fútbol profesional. El primer punto de ese protocolo es “llegar vestidos desde sus casas en sus vehículos particulares a los terrenos de entrenamiento, y retirarse del mismo modo sin pasar por vestuarios”.

El sentido común nos permite imaginar al final de una entrega física exigente de un profesional del fútbol, empapado en transpiración, con los músculos aún tensos, la misma indumentaria de la práctica recién concluída, subirse al vehículo que él mismo va a conducir una determinada cantidad de minutos u horas (según la distancia) desde el  lugar de entrenamiento hasta su hogar: ¡Imposible! A menos que estén dispuestos a sufrir una neumonía, contractura importante y otras molestias que impidan, incluso, que el auto sea “respirable” al otro día.

Segunda cuestión: “cada futbolista en su auto”. ¿Sabrán los redactores del protocolo que en el ascenso, muchos – por no decir la mayoría – acuden a los entrenamientos, de a 3 o 4 en un mismo vehículo? sea porque no todos poseen automóviles, o porque los clubes no les reconocen los gastos que implican combustible y desgaste de lunes a viernes para desplazarse determinada cantidad de kilómetros en el ida y vuelta.

Tercer punto: “entrenarse en grupos de hasta 6 jugadores”. ¿Creerán que el famoso espíritu amateur de los profesionales incluye algún “3 vs 3”? Si es solo para el acondicionamiento muscular para recuperar la masa perdida, entonces que les permitan, de modo individual correr y ejercitarse en algún pulmón verde más cercano a su domicilio. La sospecha es, caso contrario, que apurarán los tiempos para que los “6”, se encuentren con los posteriores “6” que puedan llegar al otro turno y ya monte un picado informal.

Ya han pospuesto la fecha del 3 de agosto para el 24 del mismo mes y el regreso a las prácticas. ¿Comprenderán que los campeonatos de AFA no dividen en “zonas” de AMBA por aquí, Patagonia por allá, provincia de Bs As Sur, provincia de Bs As Norte, noroeste del país, centro del país? Es inadmisible que nadie repare en que el movimiento aéreo o terrestre es inaceptable, y la posterior cuarentena a cumplir antes de jugar un partido (ejemplo Belgrano de Córdoba en Mar del Plata o San Lorenzo en San Juan y viceversa) no permitirá que vuelvan a jugar en 7 días ningún cotejo oficial, ni entrenamiento semanal.

Esta semana alguien tendría que decir oficialmente que hasta que la vacuna contra el Covid 19 sea una realidad o que el plasma que minimice los efectos de la enfermedad sea un hecho, no habrá fútbol profesional en un país que tiene 2.780.000 km cuadrados, contra los 505.990 de España; 643.801 de Francia; 130.395 de Inglaterra o los 357.386 de Alemania, donde el federalismo es posible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *