Doble crítica: la Competencia Internacional en el primer día del MDQ Film Fest

En el primer día del 35º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata se habilitaron dos del total de las películas que compiten en la categoría Internacional: Sophie Jones de Jassie Barr (USA) e Isabella de Matías Piñeiro (Argentina), ambas con personajes protagonistas vinculadas al mundo del teatro.

Sophie Jones

Esta es una película que acompaña el duelo de Sophie, una adolescente en pleno autodescubrimiento que acaba de perder a su madre. El profundo dolor y la inevitable sensación de encontrarse perdida en el mundo, provocan que se halle en situaciones perturbadas. Confundidxs por las contradicciones de la protagonista y su inestabilidad emocional, el film nos lanza desde la calma hacia la ansiedad, en un ir y venir loco que elige a la música como reflejo interno de Sophie y que, a su vez, funciona como puente para trazar un espacio hacia el silencio. Este último como un fondo blanco en donde se inscriben los diálogos, las complicidades y los refugios.

Los planos de los rostros se mueven con cámara en mano, enfatizando los gestos y las miradas intensivas de la protagonista (Jessica Barr, prima de la directora), que resaltan por la naturalidad de su interpretación. Sophie Jones es una película que fluye. Con interesantes juegos de corte, el film es una buena propuesta del cine independiente estadounidense de este 2020. 

Sophie Jones podrá verse: 22, 23 de noviembre. 

Isabella

En la línea argumental de Isabella las actrices del film interpretan a actrices de teatro. El universo de Shakespeare se confunde con el de los personajes que giran en torno a la audición de la obra. Es una película que, a diferencia del tratamiento estético de Sophie Jones, trabaja planos abiertos, generando un fuerte contraste entre los espacios internos y los externos. El monólogo principal se repite en al menos tres momentos claves de la propuesta narrativa, en un juego experimental que dibuja cuadros dentro de cuadros y que intensifica la duda de la que habla el guión: las doce piedras (dudas) púrpuras que la protagonista pone a secar en la terraza.

En esta película, abundan las preguntas: ¿quién? ¿dónde? ¿cuándo? ¿hace mucho? ¿acá? ¿allá? Y de algún modo representan aquellas dudas que (quizás) resuelvan ser tiradas en el reflejo púrpura del mar. Esta es una propuesta para quienes gustan del cine experimental, donde encontrarán mixturas de planos abiertos verde-serranos con registros detalle al estilo de Joris Ivens en Regen.

Isabella podrá verse: 22, 23 de noviembre.