Denuncian “inadmisible ajuste en el sistema de salud municipal en tiempos de pandemia”

Desde las tres Centrales Sindicales y la Mesa de Coordinación de los Comités Barriales de Emergencia firmaron un comunicado en el que repudian “el recorte de horas decretado recientemente por el intendente” y le solicitan que de marcha atrás con esta decisión.

Archivo

En un documento firmado por la CGT Regional Mar del Plata, CTA Autónoma, CTA de los Trabajadores, Regional Mar y Sierras y la Mesa de Coordinación de los Comités Barriales de Emergencia denunciaron que “el recorte de horas decretado recientemente por el intendente del Partido de General Pueyrredón en todo el sistema de salud municipal, restará entre otras cosas 500 horas mensuales de atención pediátrica”. 

A través del Decreto 0949/20, el Ejecutivo recortó 5000 horas de atención en salud, de las cuales 500 eran destinadas a la atención pediátrica en los 32 CAPS de la ciudad. En una de las últimas conferencias de prensa, tanto Montenegro como la secretaria de Salud, Viviana Bernabei, aseguraron que esta modificación obedecía a un “reordenamiento general”. Este último consiste en que los profesionales médicos deberán destinar parte de sus horas de atención primaria en cada sala, en coberturas de guardias para atención de la demanda espontánea los fines de semana.

En este comunicado, las Centrales exponen que “lxs trabajadorxs han dialogado con las autoridades de la Secretaría, quienes hasta el momento se han mostrado indiferentes a la pérdida de esos profesionales, muchos de los cuales se ven obligados a migrar al sector privado en razón de los magros salarios y precarias condiciones de trabajo”.

A través de diferentes ejes, se posicionaron contra lo que se interpreta como un recorte Municipal: “No hay lugar para el ajuste en salud en tiempos de recrudecimiento de los contagios; las tareas esenciales que brindan lxs médicxs deben ser reconocidas y valoradas; apoyamos el reclamo de Cicop MDP; la Atención Primaria de la Salud es pilar fundamental para enfrentar esta pandemia; y “se debe garantizar la atención sanitaria privilegiando a niñxs y adolescentes”.

Las tres Centrales y la coordinación de los CBE, además, mostraron consenso respecto a que “este ajuste es inadmisible en el contexto actual de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por COVID 19. Si bien el gobierno municipal ha descansado en la implementación del dispositivo CuiDARnos, herramienta sanitaria gestada por las organizaciones sociales nucleadas en 34 Centros Barriales de Emergencia, que promueve el cuidado de la salud respecto del contagio de coronavirus a través de una red de promotorxs barriales voluntarios, esto no libera al estado de responsabilidades con respecto a la atención primaria. Apostar a la Atención Primaria de la Salud significa el fortalecimiento de los CAPS. Estos ayudan a  descomprimir la demanda en hospitales y evitar la circulación de lxs ciudadanxs en los medios de transporte, mucho más hoy que el aumento de la curva de contagios en nuestra ciudad es un hecho y no se descarta contagio comunitario, con el riesgo que ello implica”.

Por todo lo expuesto y “con la convicción de que el acceso a la salud es un derecho humano fundamental” le solicitan al intendente comunal “que dé marcha atrás con ésta decisión, cumpla con la ley y deje de maltratar a lxs trabajadorxs”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *