Si bien aún no está definido el ganador de la segunda vuelta de las Elecciones Generales de Perú, Pedro Castillo se impone a Keiko Fujimori con el 50,140 % de los votos. La candidata de la derecha ha denunciado que hubo un presunto fraude por lo que se ha ralentizado el proceso de conteo.

Foto: La Nación

El ballotage de Perú aún no se definió, pero quien tiene todas las de ganar y convertirse en nuevo presidente es Pedro Castillo, representante del partido de izquierda “Perú Libre”. En el último conteo de la ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales), confirmaron que al llegar a 99,935 % del escrutinio total, el dirigente sindical se impone sobre Keiko Fujimori, representante y creadora del partido de derecha “Fuerza Popular”.

El pasado domingo 6 de junio se celebró la segunda vuelta de las Elecciones Generales Perú 2021. Más de una semana después, todavía no se conocen los resultados oficiales. Los dos candidatos obtuvieron solamente el 18,921% y 13,407% de los votos en la primera vuelta, por lo que fue algo sorpresivo que llegaran a esta instancia. Hasta dos semanas antes de las elecciones, las encuestas los ubicaban lejos de los favoritos. 

La candidata a presidenta es hija del ex jefe de estado peruano Alberto Fujimori, quien estuvo al mando del país desde 1990 hasta 2000, cuando el Congreso declaró la vacancia por incapacidad moral. Keiko es la tercera vez que busca llegar a la presidencia. En las elecciones de 2011 y 2016 fue derrotada por un estrecho margen en la segunda vuelta electoral. Si bien aún no está definido oficialmente, la historia se volvería a repetir este año. Además denunció a Castillo por un presunto fraude, el cual produjo que se atrase el conteo de votos.

“Hay fraude en la mesa, manipulación en mesa, hay hechos muy graves en esta última etapa” exclamó Fujimori en una reunión con la prensa días atrás. Alrededor de 200.000 votos fueron los que pretendía anular, estos en su mayoría provenían de zonas rurales y andinas, que arrojaron un apoyo descomunal para Castillo. Este supuesto “fraude sistemático” fue desestimado por la observación electoral de la OEA (Organización de Estados Americanos), la  cual no halló graves irregularidades y tampoco recibió pruebas fehacientes por parte de los denunciantes.

Quien había salido a defender a Fujimori fue el reconocido escritor Mario Vargas Llosa. “Creo que el Jurado Nacional de Elecciones es la instancia que debe intervenir en este caso. Es la máxima autoridad para determinar si hubo fraude o no hubo fraude” remarcó. El premio Nobel de Literatura (2010) brindó su apoyo a la candidata, algo curioso debido a que en 1990 él mismo enfrentó como candidato a presidente al padre de ella, Alberto Fujimori.

Castillo asumiría como presidente el próximo 28 de julio, día en que se conmemora el bicentenario de la independencia del Perú. Al momento de presentarse como candidato sus propuestas fueron: redactar una nueva Constitución mediante una Asamblea Constituyente, aumentar el presupuesto para la agricultura y defender y conservar el medio ambiente.

El caso peruano demuestra que quien gane tendrá a la mitad del país en contra, con la afectación de su gobernabilidad e impacto en el malestar social del país. La realidad que enfrentarán los peruanos no será de las mejores y se puede notar que en los próximos meses habrá un clima hostil en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *