Desde el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social se determinó que de ahora en adelante el número será asignado de forma aleatoria,  y no de acuerdo al género de las personas.

Hasta ahora, el prefijo del Código Único de Identificación Laboral en personas humanas podía ser 20, 23, 24 o 27, donde el dígito 20 se asignaba a los hombres y el 27, a las mujeres. En adelante, estos números, o cualquier otro, serán asignados de forma aleatoria y serán no binarios en términos de sexo y género. Así los dispuso el ministerio a cargo de Claudio Moroni el pasado lunes.

El CUIL es un código de identificación que brinda Anses para registrar los aportes jubilatorios, acceder a las Asignaciones Familiares y realizar trámites en otras entidades públicas, bancos, entre otras cosas. El mismo está compuesto por un prefijo de 2 números, seguido por el número de DNI, y por último un número de verificación de un dígito.

A las personas que se les hubiera asignado su código con anterioridad a esta medida, y que se encuentren amparadas dentro de la Ley de Identidad de Género, tienen la posibilidad de solicitar uno nuevo. De esta forma, se respetará la decisión personal de cada individuo.

La Anses y la AFIP deberán modificar sus sistemas informáticos para la asignación  aleatoria de los códigos, tal como la resolución 286/2021 lo indicó. Ambas administraciones crearán una Comisión de Trabajo para coordinar con otros organismos la implementación de los cambios. La medida regirá a partir de los 180 días de publicada en el Boletín Oficial.

Esta medida se venía solicitando desde hacía bastante tiempo. De hecho, la mencionada Ley de Identidad de Género, que fue sancionada y promulgada en 2012, dentro del artículo 10 exhorta a las instituciones a realizar las transformaciones correspondientes referidas a los datos legales. De esta forma, no se menciona este cambio  específico, pero sí se indica que las personas que realicen cambios de género, o no se sientan identificadas en su documentación legal, deben tener la posibilidad de acceder a una nueva identidad.

Si bien esta modificación era muy esperada, y siempre es bien recibida, se había demorado bastante. Este es un pequeño paso para que el sistema sea más inclusivo. Y tal vez de aquí en adelante, estos cambios tomen menos tiempo. Ya que mientras estos aspectos se demoran, lo que está en juego es la identidad de las personas, nada menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *