La entidad adquirió US$ 2.000 millones en mayo, a partir de la liquidación de “agro dólares”. No se alcanzaba esa cifra desde noviembre del año 2019. En lo que va de 2021, la autoridad monetaria compró US$ 5.600 millones y superó los mayores registros, que databan de 2012.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) realizó compras por US$ 2.000 millones en mayo y se encuentra próximo a batir un nuevo récord. La institución aprovechó el ingreso de divisas provenientes de las exportaciones agrícolas y la adopción de fuertes restricciones al cepo cambiario. La adquisición de dólares, en lo que va del año 2021, alcanzó los US$ 5.600 millones y se convirtió en el mayor registro desde 2012.

La cantidad de dólares adquiridos en mayo representa una de las cifras más altas sobre divisas obtenidas en un mes. Desde el año 2003, solo se alcanzaron los US$ 2.000 millones en cuatro oportunidades. El último antecedente data de noviembre del año 2019, cuando el BCRA compró cerca de US$ 2.202 millones.

Las decisiones adoptadas por el BCRA permitieron que se recuperen parte de las reservas internacionales que se habían perdido en los primeros meses del año. En febrero, la entidad solo se quedó con US$ 3 millones de los 633 millones que habían ingresado a sus arcas. A pesar del leve aumento en los meses posteriores las cifras no reflejaban cambios significativos.

El panorama cambió notoriamente en mayo, cuando la institución logró mantener dos de cada tres dólares que compró. La adquisición de US$ 2.000 millones conllevó a que las reservas internacionales cuenten actualmente con US$ 41.591 millones. Las reservas netas líquidas, por su parte, presentan más de US$ 5.000 millones.

A pesar de la abultada compra, los diferentes tipos de dólar se mantuvieron levemente al alza. El oficial finalizó la semana en $100,04, el solidario en $165,03 y el blue se mantuvo en $157. El “contado con liqui” registró una suba del 0,30% y llegó a los $165,10, mientras que el dólar bolsa (MEP) alcanzó los $159,49. El mayorista subió a $ 94,56 y el futuro, el único que registró una caída, tocó los $ 94,56.

El ingreso de divisas resulta crucial para afrontar los pagos de deuda que permanecen pendientes. Argentina le debe US$ 2.400 millones al Club de París y US$ 44.000 millones al Fondo Monetario Internacional. Si bien los vencimientos ocurren en mayo, el gobierno de Alberto Fernández cuenta con 60 días para llevar adelante nuevas renegociaciones.

La gira internacional que realizó el presidente de la Nación permitió que Argentina recibiera apoyo de varias naciones europeas. Angela Merkel, la Canciller alemana, manifestó que “junto a España, Portugal, Italia y Francia vamos a seguir apoyando a Argentina para que encuentre un acuerdo sustentable con el FMI”. El apoyo de Alemania resulta crucial ya que también se trata de una de las naciones con mayor injerencia en el Club de París.

La adquisición de dólares representa un gran acierto por parte de un gobierno que busca negociar sus deudas en las condiciones que le sean más favorables. La gira por Europa dejó un saldo positivo, si se considera que gran parte de los mandatarios que fueron visitados por Alberto Fernández apoyaron la causa argentina. El tiempo pasa, y por eso resulta crucial buscar puntos en común para alcanzar el objetivo.

La acumulación de divisas en las arcas del Banco Central refleja un periodo de bonanza económica que la entidad no experimentaba desde fines del año 2019. Sin embargo, la intermitencia en los balances manifiesta que la tendencia en algún momento puede revertirse. Resulta crucial que las autoridades administren los recursos con que se cuentan hasta el momento, para afrontar las deudas que se avecinan en los próximos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *