Ocurrió en la localidad de La Cañada, durante el festejo de un cumpleaños. La víctima fue identificada como Ayelén Elizabeth Jara Gutiérrez.

Otro hecho lamentable sucedió en la provincia de Buenos Aires, en la localidad de La Cañada, donde una mujer fue asesinada el último sábado tras recibir varios disparos. La víctima fue reconocida como Ayelén Elizabeth Jara Gutiérrez, quien se encontraba en una fiesta de cumpleaños e injustamente acabaría de la peor manera. La desaparición de un teléfono celular transformó un ambiente que en general tiende a ser alegre, y a partir de ahí nada volvió a ser igual. Un hombre, identificado hasta el momento como Hugo, pareja de la cumpleañera, enloqueció al ver lo que ocurría y sacó su arma de fuego.

La fiesta de cumpleaños se desarrollaba de manera pacífica. Si bien el hecho es demasiado reciente y faltan datos que permitan ampliar lo que pasó, las discusiones y la posterior muerte se deben, en principio, al objeto sustraído. Primero empezaron las discusiones y los gritos sobre quién podría tener el aparato electrónico. Pero poco iba a durar eso, ya que el agresor no dudó en recurrir a su arma de fuego para amenazar e intentar recuperar lo perdido.

La situación no tardó en ponerse peor, y se armó entre todos un gran altercado. El problema estaba fuera de control y Hugo era quien menos se tranquilizaba. El celular seguía sin aparecer, lo cual no ayudaba mucho. En medio de la revuelta, el arma apuntó directo hacia el cuerpo de Ayelén, y el disparo le dio en el estómago. Inmediatamente se llamó a una ambulancia y la víctima fue trasladada de urgencia al hospital más cercano.

Mientras tanto, el agresor aprovecharía el momento para darse a la fuga. Hasta ahora se desconoce su paradero, y es por eso que la investigación será encabezada por personal de la comisaría de La Cañada, bajo la supervisión de la doctora Karina Isabel Gallo, fiscal de turno de la Unidad Funcional N° 4 de los Tribunales de Quilmes.

Tras llegar al centro asistencial, la víctima lamentablemente perdió la vida. Ahora será trabajo de la Justicia encontrar respuestas y resultados para resolver este dramático homicidio, de una sociedad que cada vez está más violenta y armada. 

Porque así como ocurrió con Ayelén, pasa con muchas otras personas. La vida cada vez es más superficial y materialista, donde el individualismo supera cualquier tipo de razonamiento y contexto. Y este hecho es una prueba más de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *