La pandemia de coronavirus ha revolucionado la forma de vivir en todo el mundo. El aislamiento, que en mayor o menor medida se ha cumplido, ciertamente ha modificado las relaciones interpersonales de comunidad, pero también del individuo para con sus consumos. La virtualidad, ¿llegó para quedarse?

hardzone.com

Las formas de vivir la cotidianidad han cambiado, eso es seguro. Desde la modalidad de pedir comida, ver una película, un recital o estudiar, ahora todo pasa por una plataforma virtual y eso se ha vuelto lo común. Las plataformas de streaming han tenido un salto exponencial en el último año, y en tanto el coronavirus siga requiriendo medidas restrictivas, todo parece indicar que continuará de la misma manera.

El servicio de streaming, a veces mencionado como “on demand”, es decir a gusto y placer del televidente, se refiere a una serie de programas y plataformas virtuales que permiten la visualización de contenido cuantas veces el público quiera una vez que está subido a la red. No hace falta descargar el contenido para reproducirlo, simplemente se necesita una conexión a internet.

En este sentido Netflix, Amazon Prime, Disney+, son las plataformas que predominan en el mercado alrededor del mundo, y las que gracias a las medidas de confinamiento restrictivo por la pandemia, han alcanzado un alza en suscripciones de más del 80% a nivel internacional. Por ejemplo, Netflix ya ha superado los 200 millones de suscriptores, y Disney+ redobló un 100% sus números previstos para el año 2020. 

De cara a lo que vendrá, y si bien nada está escrito, las grandes plataformas de streaming se posicionan como el futuro del medio audiovisual.

Partiendo de la base que la pandemia generó una crisis en el mundo audiovisual, sobre todo para los que aspiran a los estrenos en cine ya que muchas salas debieron cerrar, productoras como Netflix se presentan próximas a fusionarse con la gran pantalla. El gran desafío para cada una de las plataformas de streaming es generar contenido digno de mantener las suscripciones, y aunque con el levantamiento de las restricciones en muchos países ya ha habido bajas, todo parecería indicar que es una modalidad que ha llegado para quedarse.

Dentro del auge del streaming, se sumaron los creadores de contenido a plataformas como YouTube y Twitch, que permiten una transmisión en vivo utilizada para diversos fines. Otra vez, las restricciones convocaron a los influencers, y a algunos usuarios, a incrementar su contenido en redes y rebuscar el ingreso y la fidelidad del público. Hoy en día, la escena actual de famosos está casi en su totalidad compuesta por personajes que han salido del mundo del streaming y las redes sociales.

Sin dudas, la forma en que nos relacionamos entre personas ha cambiado y sigue siendo incierto el panorama futuro, pero también cambió lo que elegimos y el medio por el que preferimos consumir contenido audiovisual a la hora del ocio. Es temprano para dar respuestas, pero por lo pronto, de esto se trata la nueva normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *