El presidente Alberto Fernández presentó el Plan Federal Juana Manso, que proporciona 663 mil notebooks a alumnos de colegios secundarios. De esta manera se busca una mayor conectividad para que los jóvenes asistan a clases.

Fotos: Agencia Telam

El Gobierno nacional anunció este martes en el partido bonaerense de Ezeiza, el Plan Federal “Juana Manso”, cuyo objetivo es otorgar 663 mil notebooks durante todo el año. A partir del 28 de julio se entregarán en colegios donde los estudiantes tuvieron bajo nivel de conectividad. Así, se busca afrontar la crisis de la brecha digital que creció el último año por la pandemia del coronavirus y el reemplazo de la presencialidad por las clases virtuales.

Este proyecto representa un gran avance en materia de educación, ya que permite a los jóvenes de establecimientos rurales o interculturales bilingües no atrasarse en sus estudios y mantener un diálogo con los profesores, algo crucial en este difícil contexto. Además, es importante que esté acompañado por el “Plan de Conectividad” porque “al brindar obras para distribuir fibra óptica en Argentina” permite una mayor inclusión al mejorar la conexión de los chicos.

Las computadoras serán elaboradas en nuestro país por ocho empresas nacionales: cinco de las cuales se encuentran en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, una en Santa Fe, otra en Tierra del Fuego y la última en la provincia de Buenos Aires. En total se contará con una inversión de 20 mil millones de pesos para la producción. De esta manera se busca lograr dos ejes importantes: generar 2000 nuevos puestos de trabajo y reactivar fábricas de producción que estuvieron cerradas en el último tiempo.

El presidente Alberto Fernández dijo que “se van a entregar casi 700 mil notebooks al cabo de este año, exactamente el mismo número que se distribuyó durante los últimos cuatro años”. Esto se puede refutar con datos de Chequeado, el cual afirma que “entre 2016 y 2018 solo se entregaron 738.329, en comparación con 2011 y 2015, cuando se repartieron 4.708.403 equipos”.

La cifra que aporta es alarmante, porque implica que durante ese período la brecha digital creció y sumado a la pandemia la situación empeoró. Según un informe realizado por Cáritas Argentinas “solo el 15% de la población en edad escolar recibió en forma estable clases virtuales”. Por eso, es crucial este plan para que los chicos tengan más oportunidades de ingresar a Internet y no queden excluidos del sistema educativo por no tener una computadora.

También, este proyecto permite una plataforma donde se desarrollan aulas virtuales y un repositorio federal de contenidos abiertos los cuales son fundamentales en la educación debido a que los profesores crean sus clases de manera online y publican materiales para sus alumnos. Así, en este contexto donde es una incertidumbre el retorno de la presencialidad, se busca asegurar que no se pierdan horas de estudio con respecto al año pasado.

A su vez, con ese medio se otorga la posibilidad de comunicarse de manera virtual, en videoconferencia o mensaje, lo cual es primordial para no perder el contacto entre docente-alumno y consultar dudas que existan sobre un tema en general. Otro dato para destacar es que al calificar los ejercicios o evaluaciones se permite seguir el nivel de los alumnos que no asisten a las instituciones. 

Por otro lado, a la hora de interactuar en varios sitios educativos los jóvenes pueden hacerlo sin ningún costo adicional, lo que significa un enorme beneficio porque si usan el celular no consumen datos móviles. Así, se genera una mayor igualdad en el acceso a la educación. 

Según cálculos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) “a mediados de año eran un millón los estudiantes que habían perdido vínculo con la escuela”. Esto es una situación preocupante porque puede provocar que muchos abandonen sus estudios por no tener una buena conexión o una computadora. 

Por eso, el Plan Juana Manso representa una nueva lucha contra la brecha digital y permite que los jóvenes no sean excluidos del sistema por no contar con tecnologías de la información y comunicación adecuadas. Es importante una política de inclusión para que todos puedan acceder a un derecho fundamental como es la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *