El multimillonario fundador de Microsoft, Bill Gates, y su esposa, Melinda Ann French, anunciaron el pasado lunes a través de su cuenta de Twitter, su separación tras más de 27 años de matrimonio.

Foto: Diario Libre

La pandemia no solo ha representado un gran riesgo para la salud mundial, sino que ha puesto en jaque a las sólidas relaciones matrimoniales. Las casi tres décadas juntos y los tres hijos en común, Jeniffer Gates, de 24, Rory Gates, de 21, y Phoebe Gates, de 18 años, no fueron suficientes para cambiar su decisión.

“Después de pensarlo mucho y trabajar mucho en nuestra relación, hemos tomado la decisión de poner fin a nuestro matrimonio”, dijeron los filántropos. “Ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas”, culminaron en un comunicado Bill Gates, de 65 años, y Melinda Ann French, de 56.

La noticia de la separación del empresario estadounidense y su colega conmocionó al mundo y, en especial, a la organización Microsoft, que cuenta con un personal de 168.000 empleados en oficinas en todo el planeta.

Bill Gates creó sus primeros desarrollos de software en el garage de sus padres junto a Paul Allen. Conoció a Melinda cuando ella  era empleada de la empresa tecnológica Microsoft en 1987, año en el que se graduó como licenciada en informática. En año nuevo de 1994 se casaron en la isla de Lanai, en Hawai y luego en el año 2000 comenzaron con su fundación Bill y Melinda Gates con sede en Seattle, dedicada a la filantropía y caridad que cuenta con un activo en donaciones de 53 mil millones de dólares.

Si se concreta la separación, será más impactante debido a que el patrimonio neto de Gates es de 130 mil millones de dólares y ocupa el cuarto puesto en el ranking de los hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes de este año. Habrá que esperar para saber quién se quedará con la mansión de 6.2000 metros cuadrados a orillas del lago Washington. 

Se desconoce si su divorcio podría afectar a la cantidad que donan individualmente a esta causa. Todo dependerá de cómo se divida su enorme fortuna, de cuán amigable sea la ruptura y de cómo trabajarán juntos en el futuro.

La pareja filántropa a cargo de la Fundación más grande del mundo pidió espacio y privacidad para su familia y aseguró en un comunicado que tras el divorcio seguirán trabajando juntos en obras benéficas para ayudar a combatir la pandemia del coronavirus. La Fundación Bill y Melinda Gates combate la pobreza y las desigualdades, así como contribuye con la salud pública y la educación en todo el mundo.

La noticia de la separación se registra luego de dos años del divorcio del fundador de Amazon, Jeff Bezos, que ocupa actualmente el número 1 en el ranking de Forbes. Se divorció en 2019 luego de estar 25 años casado con su ex esposa MacKenzie Scott, y tras la ruptura entregó el 4 por ciento de sus acciones en la compañía, que se valuaron en 35 mil millones de dólares.

Los motivos de la separación no se han hecho públicos, pero se infiere que pueden ser varios. La ausencia de Bill Gates en la mansión, los desacuerdos de opinión y el trabajar junto a Melinda pudo haber desgastado la relación. Aquel amor que empezó con grandes proyectos y que logró beneficiar a millones de personas con su Fundación abre los interrogantes sobre cómo gestionará el ex matrimonio sus actividades.

Esta decisión deja al descubierto que ni la fama, ni la fortuna y los miles de millones de dólares pueden ser suficientes para evitar una separación que, sin dudas, quedará en la historia.

One thought on “El divorcio del siglo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *