Es por el tiempo en prisión que lleva Juan Pablo Offidani, tras el asesinato de la joven el 8 de octubre de 2016.

Luego de ser absuelto del cargo de violación y femicidio de Lucía Pérez, Juan Pablo Offidani (44) recibió solo una condena de 8 años por tenencia y venta de estupefacientes. Con el pedido de excarcelación resurgió el malestar de la familia de la víctima, que exigió la nulidad del pedido aduciendo riesgo de posible fuga del imputado. Offidani, pareja de la madre de Matías Farías (26), el segundo imputado en la causa junto con el fallecido Alejandro Maciel, quien a posteriori fue absuelto de culpa y cargo por encubrimiento, ya pasó en prisión más de la mitad de la pena que se le impuso.

Verónica Heredia, abogada de la madre de Lucia, presentó un escrito en oposición al pedido de Offidani. Esta presentación deviene de la creencia de una posible fuga teniendo en cuenta que el padre del imputado es un escribano muy conocido en Mar del Plata que, según la familia de la víctima, “hace años que viene adornando gente para que el nene salga impune de quilombos varios”.

El 12 de agosto de 2020, el Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires anuló el fallo de la absolución y ordenó la inmediata realización de un nuevo juicio. Dando de baja así la resolución inicial tomada por los jueces (recusados desde entonces) del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Mar del Plata: Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale (renunció para jubilarse antes de ser denunciado ante el Consejo de la Magistratura) y Pablo Viñas.

El pedido de “Chinchilla” Offidani, como se lo conoce en la ciudad, está contemplado en el Código Penal, una posibilidad que existe si es que los condenados muestran buena conducta en la cárcel. Este fundamento despertó el enojo de gran parte de la opinión pública, un pedido que será evaluado por el juez de Ejecución Penal Luis Galarreta. 

El magistrado espera los informes del Servicio Penitenciario Bonaerense sobre el comportamiento de los acusados para tomar la decisión final, mientras la abogada defensora María Laura Solari insiste en la gravedad institucional de la anulación del fallo de absolución.

La muerte de Lucía, abandonada sin vida en el hospital de Playa Serena, despertó tal repudio que se convirtió en un caso judicial de alto impacto mediático y social. Tanto Offidani como Farías sentenciados en primera instancia por “tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización, agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”, están detenidos desde el año 2018 en la Unidad Penal Nº44 de Batán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *