El encuentro fue convocado por el Ministro de Trabajo Claudio Moroni, y el resultado arrojó 31 votos a favor  y 1 abstención.

Argentina.Gob

El Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, definió por mayoría un aumento del 35% para el salario mínimo. El nuevo monto será de $29.160, luego de aplicarse incrementos en siete tramos no acumulativos, con un 9% inicial para el mes de abril. El jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero, remarcó la importancia de resolver la pobreza con trabajo digno y sin ningún tipo de atajos. La inflación no baja y registró una variación mensual del 4,8%. 

Luego de la alícuota del 9% establecida para abril, los aumentos escalonados se otorgarán así: 4% en mayo, 4% en junio, 3% en julio, 5% en septiembre, 5% en noviembre y un 5% final en febrero de 2022. Además, está prevista una cláusula de revisión en septiembre de 2021 ante eventuales brotes inflacionarios superiores. Iguales porcentajes en los períodos y formas detallados serán aplicados a las prestaciones que se otorgan por desempleo.

La situación en Argentina es preocupante, pero no solo por la dificultad para acceder a bienes básicos de todos los días, sino porque estamos en medio de una pandemia que restringe obligatoriamente cualquier actividad laboral no esencial. Por ende, la capacidad de desarrollo está limitada por el contexto sanitario. Esto no justifica todos los problemas económicos del país, pero hay que entenderlo para evaluarlo mejor.

Aun así, las intenciones para revertir el presente son buenas. Se ve un gobierno cercano a la gente, que busca mejorar la calidad de vida de cada argentino. El camino es largo y falta mucho por hacer, pero esta cercanía con el pueblo es algo que se necesita para poder salir adelante. Son claras las ganas de ayudar y desarrollar un país federal, independiente y fuerte. 

Pero hoy el contexto es complejo. Argentina tiene un 42,7% de inflación interanual, y un 13% en lo que va de 2021. La última cifra de desempleo establecida fue del 11%, y los alquileres acumulan un 8,7% de aumento en los primeros dos meses del año, luego del 61,6% registrado en 2020. Los números están más en rojo que en verde, y las medidas establecidas por el gobierno no son las causantes de esto. Dentro de las posibilidades que deja la pandemia, se llevaron a cabo políticas interesantes para el desarrollo general de todo el país, y no solo de Buenos Aires. La inversión privada y la obra pública son algunos ejemplos de estas decisiones. 

Si bien el aumento está por debajo de la inflación y todavía no alcanza, representa un reconocimiento a los trabajadores. Sumergidos en una pandemia que ha causado más de 3 millones de muertes en el mundo, se aprecian políticas sólidas en áreas de salud y economía. El balance general no es tan malo como lo exponen en la mayoría de medios. El problema radica en la falta de diálogo y comprensión. En tiempos difíciles, es mejor estar unidos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *