Efectivos de la comisaría Quinta la encontraron sana y salva en una vivienda ubicada en Sierra de los Padres. La menor había desaparecido el domingo 18, y era intensamente buscada por sus tutores.

Fotos: Darío Alpern / Qué Digital

P., la niña de 7 años secuestrada por su madre, fue hallada por efectivos policiales de la comisaría Quinta. El rastrillaje se realizó en la tarde del pasado martes y culminó en una vivienda ubicada en Sierra de los Padres. Los oficiales determinaron que la menor se encontraba en buen estado de salud, y que aguardan indicaciones del Juzgado de Familia N°4 para definir su situación.

En 2018, los padres de la niña habían perdido la tutela tras un fallo judicial. Los principales motivos habían sido el abuso de narcóticos de su madre y la situación de vulnerabilidad que ambos atravesaban. El Juzgado de Familia N°4 había determinado que la medida de abrigo quedaba en manos de los tíos maternos, mientras se definía un régimen de visita para los progenitores.

Acorde a lo dictaminado por las autoridades judiciales, la madre de P. asistió el domingo 18 de abril a la casa de sus padres para visitar a la niña. La reunión, que tuvo lugar en el barrio Juramento, ocurrió sin mayores sobresaltos. Hasta que, tras notar la desatención de los tutores, la mujer aprovechó la situación y se la llevó del domicilio.

Los familiares inmediatamente notaron la ausencia de P. y comenzaron a llamar a la madre. Sin embargo, la mujer había apagado previamente su celular. Frente a la ausencia de respuestas, los tíos de la joven se dirigieron a la comisaría Quinta para radicar la denuncia. El caso quedó en manos del fiscal Fernando Castro.

Los oficiales de la comisaría Quinta comenzaron a indagar sobre el paradero de la niña. Ante la ausencia de novedades, Castro solicitó la intervención de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI). Los familiares, por su parte, iniciaron una campaña de difusión por las redes sociales para dar con su paradero.

Las autoridades se dirigieron este martes 20 hacia Sierra de las Padres para continuar con la investigación. Tras horas de rastrillaje, los efectivos de la comisaría Quinta hallaron a la menor en una vivienda que pertenece a una amiga de su madre. Según los testigos, la niña se encontraba en buen estado de salud y no presentaba signos de maltrato. Además, afirmaron que la captora no estaba presente en ese momento.

Los oficiales que encontraron a la menor reconocieron aún no haber recibido indicaciones del Juzgado de Familia N°4. La niña, mientras tanto, fue revisada por un equipo médico para definir su estado de salud. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *