El “millonario” venció por 2-1 al “decano” con un doblete de Federico Girotti mientras Leonardo Heredia descontó. Así, los dirigidos por Marcelo Gallardo se clasificaron para la próxima instancia de la Copa Argentina donde enfrentarán a Boca Juniors.

Fuente: AS

River Plate fue superior y derrotó este miércoles por 2-1 a Atlético Tucumán con un doblete de Federico Girotti. De esta manera se clasificó para los octavos de final de la Copa Argentina de fútbol, donde enfrentará a su clásico rival para disputar un pasaje a los cuartos de final del certamen. El partido se jugó en el estadio Único de La Plata, envuelto en una cierta polémica ya que se suspendió la administración de vacunas en ese escenario para dejar lugar a la actividad futbolística.

En el primer tiempo, el conjunto “millonario” fue decisivo y dominó en cada sector del juego. Así, a los 11 minutos el juvenil Girotti aprovechó un gran pase de Fabricio Angileri que le permitió marcar el primer gol del encuentro. El segundo tanto no tardó en llegar. En solo 10 minutos, el jugador surgido en inferiores recibió una asistencia espectacular de Gonzalo Montiel para convertir el 2-0.

El “decano” intentó de todas maneras reponerse ante la adversidad, pero fue inútil. Los de la banda roja dominaban el desarrollo a su gusto y neutralizaron cada jugada del rival. Además, estaban más cerca de convertir el tercero, aunque no lo pudieron sentenciar.

El segundo tiempo empezó igual de favorable para River quien seguía controlando el juego, presionaba y estaba más cerca de imponer una goleada. Sin embargo, no fue eficaz a la hora de definir y los dirigidos por Omar de Felippe no se rindieron. Dejaron todo en el terreno de juego y fueron a buscar el descuento, el cual llegó a los 19 minutos con un gol del ingresado Leonardo Heredia, quien definió de zurda dentro del área.

El gol parecía haber asombrado a los “millonarios” que no pudieron encontrar respuestas ante el avance del rival. Hasta que en el minuto 31, cuando parecía llegar el empate de los tucumanos, apareció la lucidez del arquero Franco Armani, quien sacó de manera espectacular un tremendo cabezazo de Marcelo Ortiz.

Era el momento de Atlético, que comenzó a hacerse dueño del partido y crear situaciones de gol. Ante esto, Gallardo, que veía que su equipo no encontraba respuesta, trató de equilibrar el panorama y puso en cancha a Rafael Santos Borré y Bruno Zuculini por Julián Álvarez y Lucas Beltrán. Por su parte, el “decano” metió a Oscar Benítez quien tuvo la chance más clara del partido para colocar el empate, pero su disparo se desvió.

A pesar de que River lo sufrió hasta el final, logró imponerse frente a Atlético Tucumán y accedió a una nueva instancia del certamen en la cual tendrá como rival nada menos que a Boca por ahora sin fecha definida. Aunque se han enfrentado varias veces en Copas nacionales, éste será el primer superclásico que se dispute por la Copa Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *