Antes de fijar una fecha para que el fútbol profesional vuelva a ponerse en marcha en la Argentina es indispensable saber el “cómo”.

Una vez que las autoridades sanitarias de la Nación autoricen los protocolos presentados (aún no lo han hecho tampoco) por AFA para volver a los entrenamientos, deben fijar una fecha de inicio de la competencia, pues ello determinará el arranque de las pretemporadas, que al decir de los preparadores físicos en su conjunto tendrían que demandar entre 45 y 60 días.

Ahora bien. Ya se menciona – rumorea – “lobbea”- chusmea – al viernes 25 de septiembre como primera fecha de un “campeonato” de Primera, ¿así como el de la Primera Nacional y Federal A? No. Solo anuncian esa fecha para la máxima categoría. Como hasta agosto a nadie se le cruzó que pudiesen ir a entrenar, echan por tierra aquello de “45 a 60 días para evitar lesiones por la pérdida de masa muscular ante tanto receso”.

¿Por qué es tan difícil determinar una fecha? Porque no saben con cuántos equipos jugarán los certámenes, y así es imposible conformar un fixture. Sucede que San Martín de Tucumán elevó un reclamo al TAS (El Tribunal Deportivo Internacional) porque entiende que reglamentariamente ante la “finalización de la TEMPORADAel ascenso es automático y entonces, si no sabemos si le darán la razón o no, nadie puede programar partido alguno. Es más, si el TAS fallara a favor, como integrante de la otra zona de la Primera Nacional, debiera acompañarlo a la A el Club Atlético Atlanta. De este modo se jugaría en la flamante Liga Profesional con 26 equipos.

Tan mal asesorada está la AFA, jurídicamente hablando, que escribieron y firmaron: “final de TEMPORADA” y no “de CAMPEONATO”. Esa palabrita habilita y, a primera mirada de los juristas entendidos en derecho deportivo, a la razón de San Martín de Tucumán con Atlanta.

El ente tribunalicio internacional tendría que otorgar su fallo no más allá del próximo fin de semana.  Eso también determinará la cantidad de equipos en la Primera Nacional, y aún es difuso el futuro de los torneos regionales (Federal A y Regional Amateur).

Eso sí. Mantienen la postura de “sin descensos” en nombre de la situación económica de los clubes post cuarentena, y que gracias a esa “modalidad” sostienen que los clubes más aquejados en las arcas y en los promedios, no necesitarán salir a erogar fortunas por refuerzos y que se las van a “arreglar” con jugadores de las canteras formativas. Habrá que verlo. De ser así, la brecha entre los que más tienen y los que menos, se hará mucho más evidente, pues, si hasta ahora a ese “juvenil” no lo hicieron jugar es que todavía está “verde” para llegar a Primera (sino lo hubiesen promovido) y frente a los poderosos, las goleadas estarán a la orden del día. Hasta que los “chicos se hagan hombres” o que los “quemen”.

Como si lo anterior fuera poco para FIJAR una fecha de comienzo, está la política que ha desatado una interna en la que interviene la política nacional, además de la propia del fútbol. El fantasma Angelici /Macri está presente. Claudio Tapia, Pablo Toviggino, Dr Gregorio Dalbón,  Cherquis Bialo, Luis Segura, Mahiques, Marcelo Tinelli, Lammens, son nombres y apellidos que esta semana ustedes leerán, escucharán y hasta verán por la TV en un entramado que no nos alcanzaría, para explicarlo, una columna tan extensa como ésta, durante 20 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *