Control de temperatura en el ingreso, trabajo por turnos y registro de comensales, son algunas de las medidas acordadas con el sector. Además solo se habilitará el 50% de la capacidad de cada salón.

El Municipio de General Pueyrredón elevó este lunes el protocolo para la reapertura de establecimientos gastronómicos. El pedido fue enviado al gobierno de la provincia de Buenos Aires a través de la Secretaría de Desarrollo Productivo e Innovación local y busca dar respuesta al pedido de empresarios y trabajadores del sector de volver a la actividad. En total se desarrollaron seis modelos de protocolo y se acordó un documento final en consenso con empresarios del sector, Asociación Hotelera Gastronómica, la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), profesionales de la salud y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

El objetivo de este documento es adoptar las medidas más adecuadas para la prevención y minimización del contagio del COVID-19, proteger la salud y garantizar la seguridad tanto del personal de los establecimientos como de los clientes. El Municipio detalló algunos puntos del protocolo como “el control de temperatura de los comensales al ingreso al salón, también se trabajará por turnos y al 50 por ciento de la capacidad final del local y se llevará un registro con todas las personas que ingresen al local gastronómico con datos personales y de contacto de las personas que fueron atendidas, la fecha y hora en que estuvieron presentes, a los efectos de poder llevar a cabo una trazabilidad, en el caso de producirse un contagio”.

Además, también establece que “no se podrá esperar dentro del salón, solamente afuera del mismo; se deberá respetar el distanciamiento social obligatorio dentro del local, tanto para los clientes como para los empleados, y, adicionalmente, podrán considerarse instalar medios físicos de separación (mamparas, tabiques de separación, paneles divisores, etc.)”.

De aprobarse la solicitud y habilitar la actividad, cada establecimiento “deberá buscar una alternativa de previa reserva de horario, lo cual permite la planificación desde el día anterior y determinar la cantidad de gente que acudirá. También estará prohibido ubicar a más de 4 personas por mesa, a excepción se trate de grupo familiar primario de más de cuatro miembros y todas las mesas deben tener disponible solución alcohólica al 70%”.

Por último, en relación a los menús o cartas, no podrán estar impresos, sino que deberán presentarse en forma digital a través de código QR. El tapaboca será de uso obligatorio y “solo se podrá sacar una vez que el cliente esté sentado en la mesa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *