Bazán fue condenado por ser coautor del hecho ocurrido en el año 2017 en Lomas de Zamora. El principal acusado fue retirado de la causa por cuestiones psiquiátricas. La pena y los cargos se conocerán el 2 de junio. 

Frente a una gran movilización de colectivos feministas, familiares y vecinxs, el Tribunal Oral Criminal N°7 de Lomas de Zamora condenó este miércoles a Marcos Esteban Bazán por el femicidio de Anahí Benítez, la joven de 16 años asesinada en 2017 en Lomas de Zamora. El monto de la pena y los delitos por los que fue condenado se conocerán en una audiencia a realizarse el próximo 2 de junio. 

Durante el curso de la investigación hubo inestabilidades por lo que familiares y amigos de la víctima reclaman el encubrimiento de los verdaderos responsables con el cierre de la causa. 

Por otro lado, la defensa del condenado insiste con su planteo de inocencia argumentando que faltan pruebas y que la causa “está armada”, buscando proteger a la Policía Bonaerense, contra quien también apunta la madre de Anahí, Silvia Pérez Vilor: “si todas las fuerzas de seguridad no pudieron encontrar a una nena desaparecida por seis días a unas cuadras de su casa no sirven para nada. Pero hay cosas muy raras. La lógica indica que la Policía sabe más o está metida. Es probable que esté vinculado con el negocio de las drogas”. 

Marcos Bazán, el único acusado, fue condenado en un fallo unánime. La lectura de la sentencia se transmitió por videoconferencia. El debate duró tres meses y había comenzado con otro imputado en el banquillo de los acusados, Marcelo Sergio Villalba , de 42 años (cuyo ADN fue hallado en el cuerpo de la víctima), quien dejó de ser juzgado en la segunda audiencia después de que una junta médica concluyera que no estaba en condiciones de estar en el proceso por cuestiones psiquiátricas. 

En su alegato de la semana pasada el fiscal dijo que Anahí fue “torturada y cosificada” y había pedido para Bazán la pena de prisión perpetua como coautor de los delitos de de “privación ilegal de la libertad agravada, homicidio agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género” (femicidio) y como partícipe necesario de un “abuso sexual agravado por acceso carnal”. 

El fiscal también se refirió a Villalba (quien para la misma fecha del crimen de Anahí había sido condenado por un abuso sexual en Capital Federal) como autor de la violación de Anahí y coautor del crimen, y recordó que el celular de la víctima se encontró en poder de uno de sus hijos. La defensa de Bazán remarcó que los investigadores del caso “hicieron encajar todos los indicios” para inculpar a Bazán, con la idea de proteger a la policía. 

Aún continúa vigente el pedido de justicia por Anahí, quien fue vista viva por última vez el 29 de julio de 2017 cuando salió de su casa de Parque Barón, en Lomas de Zamora, para dar un paseo y, posteriormente, fue encontrada asesinada, el 4 de agosto, en la Reserva Natural Santa Catalina, a 230 metros de la casa de Bazán. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *